Las obras, que ejecutará AGAMED, podrían comenzar en 15 días y el presupuesto de ejecución asciende a 524.300 euros (IVA incluido) y el plazo de ejecución de las obras será de unos cinco meses.

Con esta ampliación se dispondrá de una mayor capacidad de almacenamiento (14.000 m3) para las aguas procedentes de las obras de drenaje transversal existentes, minimizando las continuas inundaciones en la urbanización Doña Inés y en la carretera N-332

La Dirección General de Carreteras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha autorizado a AGAMED la “ampliación de la balsa de laminación de aguas pluviales colindante con la N-332 en el término municipal de Torrevieja”, en la Urbanización Doña Inés, una de las zonas más afectadas por las lluvias torrenciales.

Cabe destacar que la Dirección General de Carreteras ha tardado casi 5 meses en aprobar la autorización para la ejecución de estas importantes y necesarias obras de pluviales en Doña Inés. Sin embargo, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Torrevieja ha mostrado su satisfacción por esta autorización, “válida por el plazo de 18 meses” contados a partir de la notificación de la concesión de la autorización, por lo que las obras se iniciarán y finalizarán dentro de estos plazos.

Estas obras, que licitará y adjudicará en breves días AGAMED, podrían comenzar en dos semanas y el presupuesto de ejecución asciende a 524.300 euros (IVA incluido), siendo el plazo de ejecución de las obras de unos cinco meses. La superficie de la balsa de laminación que se va a construir es de 4.533 metros cuadrados y la profundidad media asciende a 3,2 metros.

Se trata de la ampliación de la balsa de laminación de aguas pluviales en la margen izquierda de la carretera N-332, en zona de dominio público, que recibe las aguas procedentes de la balsa de laminación anexa al recinto de Los Mercados y de la cuneta de la margen este de la carretera N-332.

Dada la escasa capacidad de almacenamiento (aproximadamente 2.000 m3) en la balsa de laminación existente, se produce, incluso en lluvias de media intensidad, el llenado y desbordamiento de la balsa, generando inundaciones en la urbanización Doña Inés, siendo necesario en ocasiones el corte del tráfico, e imposibilitando el acceso y salida de los vecinos a sus viviendas, como está ocurriendo estos días.

Con objeto de minimizar las inundaciones en esta zona y dada la envergadura de los caudales vertientes hacia la zona donde se ubica la balsa de laminación, se consideró necesaria la ampliación de la balsa de laminación existente, de modo que se disponga de una mayor capacidad de almacenamiento (pasará a 14.000 m3) para las aguas procedentes de las obras de drenaje transversal existentes. De este modo, se van a minimizar las inundaciones en la urbanización y en la carretera N-332.