Desde el Templo del Sagrado Corazón, engalanado por su 50 Aniversario, partió anoche la primera procesión vespertina de la Semana Santa torrevejense, que llamamos “de las mantillas”. Como es costumbre,la cofradía de la Convocatoria, por primera vez fue portada a hombros y sin el ángel Pasional que se situaba a los pies de la Cruz.

El paso iba precedido de la banda de tambores de la Cofradía. Tras la Cruz, hizo su estación de penitencia, la cofradía de Ntro. Padre Jesús Triunfante y Ntra. Sra. de la Esperanza y de la Paz, que procesiona como de costumbre únicamente con la advocación mariana, y donde todas las miradas se centraron en el exquisito bordado del palio de Ntra. Sra de la Esperanza y de la Paz. Como cada año crece sin parar la marea verdiblanca de niños que preceden al paso. Emocionante fueron los cantos de los propios costaleros cantando la Salve en varias ocasiones y las “petaladas” que en esos momentos recibió, haciendo en algunos momentos emocionarse hasta las lágrimas a muchas de las personas asistentes. Por último La Esperanza, fue despedida, a la entrada al Templo a los sones de la “Marcha Real”.