Ayer martes, 7 de marzo, se celebró un Pleno extraordinario solicitado por los grupos de la oposición para fiscalizar diversos expedientes relativos a la adquisición de los derechos de superficie de «La Plasa» por el Ayuntamiento de Torrevieja. El equipo de Gobierno del PP, junto con C’s y la edil no adscrita Carolina Vigara votaron a favor de la fiscalización, mientras que el PSOE, Los Verdes, Sueña Torrevieja y los ediles no adscritos Nacho Torre-Marín, Rodolfo Carmona y Fanny Serrano votaron en contra.

El pleno también fiscalizó la contratación de la valoración para la adquisición del derecho de superficie de los locales de «La Plasa» y todos los expedientes relacionados como la memoria valorada sobre el coste aproximado de la reforma del edificio y de la reparación y saneamiento del cuadro de mando, alumbrado y electricidad de los puestos cerrados del mercado de abastos; el expediente de licencia de obras derecho de superficie; y el expediente disciplinario de las construcciones ilegales y expedientes de legalidad urbanística, entre otros.

La edil no adscrita Fanny Serrano aseguró que «solo hay unos únicos responsables», añadió, de este «fiasco» y «aberración» de edificio; «siempre el PP», espetó. Serrano señaló que cuando lees toda la documentación relacionada «no hay excusas para nadie», por lo que reiteró en varias ocasiones que «cumpliré con mis obligaciones legales». «Tengo muy claro que volveré a verme con el señor Dolón (alcalde) y será en un juzgado», apostilló.

La edil también reprochó que mucho antes de que se pidiera convocar un Pleno solicitó el expediente de la compra del derecho de superficie de «La Plasa», pero «me han tenido mareada durante semanas». Serrano insistió en que «aquí no podemos debatir políticamente». «Estamos hablando de que no hay político corrupto sin funcionario corrupto». Por último, Serrano consideró que la fiscalización demuestra que para el PP «aplicar la legislación vigente, nada de nada».

Por su parte, el concejal portavoz de Sueña, Pablo Samper, aclaró que su grupo está a favor de la reforma de «La Plasa», aunque, matizó, esto no viene de ahora sino desde los inicios de la fundación del partido en 2015 cuando propuso convertirlo en un gastromercado. Samper indicó que ve «dudoso» y «extraño» el procedimiento de adquisición de los locales, al tiempo que tildó de «poco transparente» al alcalde.

Samper acusó a Eduardo Dolón de no contar con los comerciantes del mercado de abastos para modificar la ubicación de los 30 puestos, y cuestionó su «precipitación» en impulsar este expediente «sin abrirlo a la participación de los grupos políticos y la ciudadanía». Samper advirtió además que «hay 17 locales que siguen siendo de cuatro propietarios», por lo que, a su juicio, «no se podrá actuar en la totalidad del edificio».

Con todo, tildó de «imprudencia» no haber esperado a conocer la liquidación del presupuesto de 2022 para saber «cuál es la verdadera situación económica del Ayuntamiento», ya que ha sufrido «una reducción importante» de los ingresos ordinarios del impuesto de plusvalía que, según estimó, «van a superar los 17 millones de euros». Samper expuso asimismo las ocho propuestas alternativas al anteproyecto municipal que ha elaborado Sueña.

Israel Muñoz, portavoz de Los Verdes, manifestó que «La Plasa» es «uno de los mayores fiascos urbanísticos» de Torrevieja, cuyo «único responsable», afirmó, «es el PP». Muñoz recordó que el edificio, que tildó de «barbarie», «no cuenta no el final de obra».

El portavoz ecologista criticó que «Eduardo Dolón prefiere repartir el suelo de Torrevieja a las promotoras» y dejó entrever que este expediente «tenía y tiene favores políticos que devolver». Muñoz lamentó que «27 años más tarde sigue sin ser legal todo este despropósito», hecho que, en su opinión, «ha perjudicado a comerciantes y ciudadanos». Para Los Verdes, el primer paso para la solución de «La Plasa» debería ser «cumplir con la legalidad» y no «vender humo» con este proyecto «sin tener capacidad financiera para los próximos 15 años». Israel Muñoz vaticinó que «no van a poder afrontar la reforma», señalando que hay un «déficit de financiación estructural de más de 25 millones de euros». «Tenemos dudas sobre el expediente», argumentó, señalando que «la gestión es inasumible y un brindis al sol».

Desde el PSOE intervino el portavoz Andrés Navarro, que se remontó a hace 25 años cuando se tiró el antiguo edificio y se construyó uno nuevo «fuera de contexto» y que «sigue sin final de obra», lo que calificó de «disparate». Navarro recordó que presentó varias mociones pidiendo que el Ayuntamiento comprase el edificio, pero no se inició el expediente hasta diciembre de 2022. También cuestionó que el Ayuntamiento encargó un proyecto de reforma hace unos años sin disponer todavía de la propiedad.

El portavoz socialista puso el foco en que una empresa compró los 42 locales de «La Plasa» y el Ayuntamiento lo adquirió finalmente «con un sobrevalor». En concreto, la empresa de tasación contratada valoró la adquisición del derecho de superficie del edificio por 2,2 millones de euros y el técnico municipal por 4,5 millones de euros. Según Navarro, la empresa realizó una oferta de 3,9 millones al Ayuntamiento, que finalmente pagó 4,5 millones, según indicó, por lo que «se ha pagado 1,7 millones más». Para Navarro, «se ha comprado muy por encima del valor real del edificio».

Para terminar, el alcalde, Eduardo Dolón, acreditó con documentos que en el acta para constituir el derecho de superficie de «La Plasa» en 1992 «no hay ningún voto en contra» y que en la comisión de urbanismo se aprobó el derribo y construcción de un nuevo edificio «por unanimidad» de todos los grupos municipales de ese momento. «La hemeroteca es clara», afirmó. Dolón explicó que el equipo de Gobierno encargó un estudio para ver qué costaría su reforma para ver si el Ayuntamiento cuenta con capacidad financiera. «Los únicos que estamos haciendo algo somos nosotros», respondió al tiempo que reprochó a la oposición que no hiciera nada en cuatro años de mandato.

Dolón subrayó que la recuperación del edificio de «La Plasa» es un compromiso electoral del PP desde 2019. El regidor explicó que se encargó a un estudio de arquitectura que hiciese al menos tres planteamientos y se apostó por la rehabilitación global del edificio por indicaciones de los técnicos. Dolón argumentó que para hacer un cálculo definitivo del valor de adquisición entre el informe externo y el del técnico municipal se escogió el valor mayor de los dos «siguiendo la aplicación de la legislación vigente». Además, aclaró que el anteproyecto está consensuado con los sectores implicados, que han venido participando en distintas reuniones. Para terminar, señaló que la fiscalización es positiva porque el expediente «cuenta con todos los informes favorables».