Desde Publicitatte, una agencia de marketing digital de Torrevieja, hemos analizado el reciente episodio en el que Amaral, la célebre artista, ha mostrado sus pechos durante un concierto. A pesar de que Amaral ha defendido su acto bajo el paraguas del feminismo, como expertos en marketing digital, nos inclinamos a pensar que puede ser una ingeniosa estrategia de promoción.

Amaral lleva más de una década perdiendo ventas. Desde su apogeo a principios de los 2000, ha perdido un 97% de sus ventas. El gesto provocativo de enseñar sus pechos en pleno escenario puede verse como una medida desesperada para atraer la atención del público y de los medios.

Este tipo de acciones tienen un fuerte impacto en las redes sociales y en medios de comunicación. Si lo comparamos con otros sectores, es como si una marca de coches, en pleno declive de ventas, lanzara un modelo con un diseño totalmente atrevido para captar la atención. Al final, el objetivo es el mismo: visibilidad y conversación alrededor de la marca.

Aunque alegar feminismo puede parecer una defensa noble, es importante no confundir un movimiento que busca la igualdad de género con tácticas de marketing. Alegar feminismo en este contexto puede resultar en una trivialización del movimiento y distraer la atención de las verdaderas luchas que enfrentan las mujeres.

Desde nuestra perspectiva en Publicitatte, consideramos que aunque esta estrategia pueda ser efectiva en términos de marketing digital, hay que tener cuidado con las causas que se utilizan para promocionar una marca o, en este caso, un artista.

El marketing digital es un arma poderosa, pero hay que usarla con responsabilidad y ética. Desde Publicitatte, alentamos a las marcas y artistas a ser auténticos y a promover causas genuinas. La autenticidad siempre será la mejor estrategia.