En una operación crucial para la protección de la agricultura en la Vega Baja, la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local de San Fulgencio, ha desmantelado una banda acusada de sustraer boniatos en la región. La investigación condujo a dos hombres y dos mujeres, de edades entre 51 y 64 años, presuntamente involucrados en estos hurtos. Como resultado del operativo, se logró recuperar y devolver a sus propietarios 150 kilos de boniatos.

La acción policial se intensificó en noviembre, cuando la Guardia Civil de Guardamar y la Policía Local de San Fulgencio detectaron una serie de hurtos en fincas agrícolas locales. El Equipo de Robos en el Campo (ROCA) de Torrevieja tomó la iniciativa en las investigaciones, desplegando esfuerzos para aclarar los hechos y detener a los responsables.

A mediados de noviembre, varios individuos fueron sorprendidos ‘in fraganti’ recolectando boniatos sin autorización en dos fincas de San Fulgencio. Los agentes actuaron rápidamente, identificando a los implicados y confiscando los tubérculos sustraídos. Posteriormente, las investigaciones llevaron a la identificación de otro miembro del grupo, un hombre de 64 años, y al esclarecimiento de los cargos de hurto y pertenencia a grupo criminal contra los cuatro sospechosos. Las diligencias relacionadas con este caso han sido remitidas a los Juzgados de Instrucción de Orihuela.

Este éxito representa un paso significativo en la lucha contra el hurto agrícola en la Vega Baja y refleja el compromiso constante de las autoridades locales para salvaguardar los intereses de los agricultores y la economía regional.