El Templo Arciprestal de Inmaculada Concepción, acogió en la tarde de ayer el tradicional acto, por el que diecisiete niños y niñas, fueron presentados a la Purísima, con motivo de la celebración de la Fiestas de La Candelaria, en recuerdo al pasaje bíblico de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén y la Purificación de la Virgen María después del parto. El acto tuvo lugar tras la Eucaristía que fue presidida por el vicario parroquial, Mikel Uribe, y que comenzó con el rito de la luz, encendiendo las velas que nos recuerdan el día del bautizo.

La presentación de los niños y niñas tuvo lugar en el camarín de la Patrona de Torrevieja, al que fueron accediendo las criaturas acompañadas de sus familiares, para encontrarse con la Virgen y recibir su bendición. El Vicario de la Inmaculada, Mikel Uribe y el Presidente de la Asociación Hijos de la Inmaculada, Antonio Aniorte, acompañaron a los familiares en este rito. Todos los participantes recibieron una lámina con la imagen de la Patrona de Torrevieja.

La parte musical del acto corrió a cargo del Coro de la parroquia Inmaculada Concepción, dirigido por Aníbal Cano Pettersen que entonaron como Canto de entrada “Alrededor de tu mesa”, así como el  “¡Aleluya!”. Llegado el Ofertorio,  la soprano Belén Puente, entonó el “Ave María” de Caccini y en la Comunión junto a  junto Lucía España y acompañadas al órgano por María Ortigosa, “Pie Jesu”, ambos temas fueron el homenaje que Belén hace cada año en memoria de su madre, fallecida tal día como ayer. A la salida el coro cantó a modo de despedida “Bendita sea la Inmaculada”